"EMPEZAR A GANAR GUERRAS"

Esta es la frase que pronunció el Presidente Trump en su intervención en una conferencia con gobernadores celebrada el 27 de febrero de 2017, precisamente un día antes de la intervención solemne del nuevo presidente ante las dos Cámaras del Congreso en sesión conjunta. Con ello, enfatizaba una de las propuestas fundamentales de la nueva Administración: el incremento del gasto público, que se destinará a la mejora de las infraestructuras nacionales –pilar básico para recuperar la competitividad de la economía nacional- y la defensa. En concreto, el incremento en el presupuesto de defensa se cifra en un 9%, aproximadamente unos 54.000 millones de dólares. Y entre las primera declaraciones del Presidente Trump en materia de defensa está la de reforzar las fuerzas de ataque nuclear, con lo que se confirma la continuidad de los tres grandes programas que afectan a la Fuerza de Disuasión Estratégica aprobados por la Administración anterior: el nuevo misil conjunto de la Fuerza Aérea y la Armada –que sustituirá a los misiles actuales Minuteman III y Trident D5 respectivamente-, el programa del submarino lanzamisiles de quinta generación SSBN-X y el nuevo bombardero estratégico B-21 Raider para la Fuerza Aérea. El objetivo de la revisión del presupuesto de defensa es “poner a Estados Unidos primero”, esto es, continuar manteniendo la brecha tecnológica militar que les separa de la siguiente potencia del sistema internacional. Y para ello se potenciarán los programas y sistemas que apliquen tecnologías disruptivas, es decir, que impongan avances decisivos comunicaciones y vigilancia espacial, en armas hipersónicas y de precisión y en ciberdefensa y ciberseguridad. Lo que evidentemente está mucho más allá de las declaraciones de algunos funcionarios respecto a simplemente más dinero para barcos, aviones militares y una presencia más fuerte en los estrechos marítimos clave relacionados con la estratégica de denegación de acceso que previsiblemente impulsa China y también Rusia.

Sobre las posiciones programáticas preliminares del nuevo presidente de los Estados Unidos en materia de seguridad y defensa y la relación con los principales aliados y los adversarios potenciales, véanse a los siguientes autores en el número más reciente de la revista Política Exterior (175, 2017) Benedicto, M.A.: «Pasos de gigante en la defensa europea», pp. 106-115; Bregolat, E.: «Carta de China: vivir en tiempos interesantes», pp. 22- 28; Shapiro, J. «Carta de Europa: una oferta que no podrán rechazar», pp. 16-21; Ojeda, J.: «Carta de América: A las puertas del poder», pp. 8-14.

No hay comentarios:

Publicar un comentario